domingo, 24 de abril de 2016

ComienzaElDescenso

La vida es irregularmente simétrica. A la cima ascendida le sigue una similar bajada, con sus peculiaridades y riesgos. La simetría perfecta sólo aparece en el papel. Bien escrita en la ficción, o dibujada en un perfil en el que los detalles se ausentan. Por ejemplo, en la escalada los éxitos no se alcanzan hasta que regresas a tu destino.

Las metáforas siempre serán posibles, tanto en su ascenso como al bajar. Todo comenzó un septiembre otoñal con Una metáfora para Hanan. Llegados al vértice de la cima 
ahora comienza el contemplativo descenso. Como diría Judith, llegados a este punto... No se pretende valorar éxitos ni fracasos,  lógicamente por que no era el objeto de estos textos, ni cabría tal propósito cuando se trabaja con personas y éstas son las que están en juego. Los profesionales de la medicina no son juzgados por sus muertes,  ni los bomberos que desean apagar un fuego, por la misma causa. Hay demasiados factores que influyen antes de rasgar con un bisturí o apuntar con una manguera. A la intervención social le sucede algo similar. La diferencia es la ausencia del reconocimiento que sí tienen las anteriores profesiones. Es el momento de utilizar la palabra para que las luces muestren la realidad.


Cualquier joven que comienza una actividad laboral sorprende a todos. Son tantos los estereotipos negativos vertidos sobre ellos que nadie apostaría por el éxito. Sin embargo, sin arte de magia, consiguen su propósito. Para ello hay dos factores importantes, que alguien crea en ellos y que tengan más de una oportunidad. A Hanan le expliqué que se quitara el miedo a una caja registradora, con la idea de que aprendiera a pensar en objetivos a largo plazo. En ocasiones una piedra en el camino puede proyectar una sombra tan alargada que convierta a ésta en montaña. Luego Hanan se empleó como hacedora de camas y finalmente, propiciado por el Doctor Empleo, trabaja como auxiliar administrativa en una empresa de quicio desquiciado, acorde con la maltrecha realidad del empresariado de este país. Desde ese momento, Hanan sigue aprendiendo y por la satisfacción que provoca en el empresario parece que con éxito. Imagino a Hanan irónica, con su fuerte carácter de mirada que echa para atrás, controlando el despacho que pueda compartir con dos compañeros más. Será aplicada en lo que haga y llegado el caso será capaz de enseñar a los demás cómo mejorar en el trabajo. A partir de aquí para ella no habrá más metáforas, sólo un camino repleto de cantos, chinas y hasta una acumulación de piedras como consecuencia de un desprendimiento. Su virtud será tener paciencia para esquivar estas barreras.


Mientras, Clint, inquieto, filma un documental: La Educación Canina y Dios, relación si la hubiere. Posteriormente, me imagino, regresará a su ficción favorita y nos regalará un último Harry: Harry, el educador inquieto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada